Tecnología Accesible

El avance de la tecnología es una temática que nos sorprende a todos de igual manera. Con ella, aparecen a cada momento ingeniosas soluciones a problemas cotidianos y también a problemas no tan cotidianos. Así y todo, resulta interesante cómo en mundo que avanza tecnológicamente tan rápido y parece encontrarse tan conectado con el usuario, hay algunas cuestiones que aún quedan sin resolver. En este sentido, nos planteamos ¿Cómo convive la discapacidad y la tecnología?

Vale aclarar que tanto personas con discapacidad como personas sin discapacidad son, en igual proporción, usuarios conscientes o inconscientes de la tecnología. El ejemplo más claro (y hoy en día incluso parece hasta básico) es el uso de celulares. En los últimos años han surgido apps de todo tipo y color tratando de darnos a los usuarios soluciones a problemas de la vida diaria o simplemente entretenernos. Así fue como, de hecho, nació Accesapp: buscando una solución al problema de la falta de información sobre la accesibilidad de los servicios turísticos de nuestro país.

Pero cabe preguntarnos: ¿es esta tecnología de uso cotidiano accesible para las personas con discapacidad? La respuesta a esa pregunta es compleja. En principio es bueno saber y entender que como en todos los ámbitos, la accesibilidad también aplica a la tecnología. Es bueno saber también que los dos sistemas operativos más usados por los usuarios del mundo cuentan con herramientas de accesibilidad.

El sistema operativo de los iPhone (iOS) cuenta con grandes herramientas que ayudan a que la persona con discapacidad pueda hacer uso de manera adecuada de su dispositivo. Se destaca, por un lado, el VoiceOver, un revolucionario lector de pantalla utilizado por las personas ciegas. La herramienta es tan buena que estudios de mercado indican que la mayoría de las personas ciegas compran iPhone por ese motivo. Otro destacado del sistema operativo iOS es el soporte de lectura que sirve especialmente a personas con dislexia o con discapacidad intelectual. Por último, es importante agregar también las funcionalidades de cambio de contraste y de tamaño de letra.

En lo que respecta a Android, el sistema no es tan amigable como el de iPhone pero también posee sus herramientas. Depende el modelo y el dispositivo, algunos tendrán más o mejores adaptaciones, pero destacamos al TalkBack, una función de lectura y control de pantalla que sirve para que las personas ciegas puedan hacer uso adecuado del dispositivo. Por otro lado, también existen los ajustes de contraste y tamaño de letra para personas con baja visión, al igual que en iOS.

De todos modos, sea cual sea el sistema operativo que tengamos, la eficiencia de la accesibilidad en los dispositivos depende también de la accesibilidad que tengan las apps que descargamos. Sí, las apps también deben ser estar desarrolladas de manera accesible. Y ¿Qué debe tener una app para ser accesible? Para que una app pueda llamarse accesible debe por lo menos ser de uso intuitivo, que pueda usarse con una sola mano, tener los contrastes y tamaños de letra adecuados y lo más importante: debe ser compatible con las herramientas de accesibilidad que ofrece cada sistema operativo. Respecto a esto último, iOS impone a los desarrolladores de apps reglas mucho más estrictas que Android a la hora de subir una app al Store.

Twitter es una conocida red social a nivel mundial que es tan amigable con el usuario con discapacidad, que es la red social predilecta de muchísimas personas ciegas. No hay muchos desarrolladores que sepan o que tengan en cuenta estos puntos a la hora de crear apps. Lo importante es que entiendan la significativo que es para muchas personas y que si no desarrollan la app accesible de cero, luego va a ser mucho más difícil accesibilizarla.

- Lic. Andrés Queirel -